Alejandro Abrante: “En África, además de compartirse casi todo, se puede vivir con muy poco”

Instituto | Santa Úrsula

Alejandro Abrante, profesor de Religión del IES Realejos y fundador de la ONG Gamir compartió parte de sus experiencias solidarias con los alumnos del IES Santa Úrsula. Todo ello en el marco de las acciones y proyectos que realiza la ONG en el continente Africano.

Para Alejandro Abrante  estas acciones divulgativas: “la animación, la sensibilización y el dar a conocer nuestras experiencias en este continente africano”, son imprescindibles para que la gente se conciencie y sepa que ahí, al lado, existe un gran continente que es “todo un gran desconocido”.

Además, Abrante también quiso dejar claro ante los jóvenes santaursuleros que la organización a la que pertenece garantiza que “todo cuanto recauda llega en su totalidad a su destino, y que nada se queda por el camino”, hecho que considera de vital importancia, tanto por el uso final que se hace del material recaudado, como para que cada vez sean más las personas que, altruistamente, colaboran con esta organización solidaria.

Gamir cuenta  con una dilatada experiencia en campañas solidarias en algunos de los países africanos más necesitados, como Chad, Burundi, Etiopía y actualmente en Costa de Marfil, país en el que tienen en marcha un proyecto con niños de un orfanato, por lo que el material escolar y deportivo se ha convertido en el eje prioritario de la campaña de acopio de material que tienen en marcha.

Alejandro, al igual que la veintena de compañeros que forma parte de este grupo, además de acopiar este tipo de material, realizan una serie de actos encaminados a recaudar fondos. Principalmente lo hacen a través de mercadillos que montan en diferentes lugares. Además de vender determinados productos que dona la población, ofertan artículos de artesanía traídos de África. Asimismo, pequeños festivales misioneros también aportan una parte importante de los recursos que destinan a sus misiones.

Esta organización realejera considera prioritario tener siempre presente las necesidades de los destinatarios, por lo que antes de cualquier campaña  contactan previamente con los responsables para conocer sus verdaderas necesidades y, de esta manera, tratar de llevar lo que realmente precisan.

Alejandro y su grupo entienden que resulta mucho más práctico dotar a los proyectos con lo que verdaderamente necesitan en cada momento.

Antonia Molinero imparte una Máster Class de Creación literaria a un ávido grupo de alumnos

Instituto | Santa Úrsula

En el marco de la Semana Cultural se celebró el martes una Máster Class de creación literaria dentro del programa PIALTE del Cabildo Insular de Tenerife que tiene como objetivo potenciar el uso de la escritura como parte esencial de la lectura. La directora de la Escuela de Creación Literaria Antonia Molinero fue la encargada de impartirla a unos ávidos alumnos por conocer técnicas narrativas que les ayuden a canalizar esa vocación que sienten muy hondamente.

En la primera parte detalló un decálogo de principios básicos para crear un mundo de ficción. Entre ellos destaca la creación de asociaciones secretas entre parejas de palabras o ideas aparentemente sin conexión alguna, pero será la magistral imaginación del creador la que sea capaz de darle forma y convertirlas en un relato.

En la segunda parte, cada alumno creó sus dos columnas, la de las cosas pequeñas y la de las cosas importantísimas como así las define la propia ponente. En un tiempo récord fueron capaces de crear historias que mostraban ese espíritu creador que llevan consigo. Ahora solo les queda seguir siendo unos grandes observadores de la realidad, esa capacidad de percepción y observación de lo cotidiano serán las que den sentido a esa futura obra literaria.

Lola Suárez: “el oficio de escribir es muy solitario, pero también muy gratificante”

Lola Suárez (derecha) acompañada de Pino Rodríguez, profesora de Lengua y Literatura

Instituto | Santa Úrsula

Lola Suárez, maestra jubilada lanzaroteña, autora del libro “El secreto de la foto”, intervino en dos encuentros con estudiantes del IES Santa Úrsula para esclarecer  a sus jóvenes lectores algunos de los entresijos ocultos que enmascaran su obra, además de revelarles algunas de las peculiaridades de esta profesión, “el oficio de escribir es muy solitario, pero muy gratificante”.

Esta educadora conejera, concretamente de Arrecife, pero afincada en Tenerife desde hace muchísimos años, ha dedicado una buena parte de su vida a la enseñanza de niños por casi toda la geografía tinerfeña, quizás de ahí le venga su  afición por la literatura dirigida a edades tempranas.

Pero Lola no sólo cultiva la novela como único género, los cuentos cortos y los microrrelatos son también otras de las disciplinas en las que se siente muy cómoda, puesto que muchas veces surgen en medio del proceso de elaboración de un texto largo. Se considera una escritora algo anárquica, muy alejada de ciertos estereotipos que caracterizan este oficio, como a ella le gusta denominar este trabajo, puesto que le resulta sumamente fácil encontrarse en pleno proceso de creación de una novela y dejarla de un lado momentáneamente para escribir uno o más cuentos.

La fuente de inspiración de Lola Suárez suele ser los lugares en los que ha desarrollado su vida, pero con una particular visión y con unos temas predilectos, “me gusta mucho imaginar historias a través de animales, siempre con una importante proporción de misterio o de miedo, como ejes principales, sobre todo porque me siento cómoda en este terreno, además de ser un excelente recurso para atraer a los jóvenes”, agregó.

Este tipo de encuentros con sus jóvenes lectores le apasionan tanto como escribir, sobre todo por la diversidad de opiniones que se generan en torno a sus libros, “no me dejan de sorprender las preguntas y las cuestiones que se hacen los lectores sobre la historias que cuento en mis libros, principalmente cuando me sugieren posibles finales”, concluyó.

La escritoria orotavense Cecilia Domínguez visita por segunda vez el IES Santa Úrsula

Instituto | Santa Úrsula

Cecilia Domínguez, escritora orotavense, tras su jubilación, abandona una dilatada trayectoria docente como profesora de Lengua y Literatura. No obstante, no ha querido desvincularse de todo de la labor educativa. Por ello, comparte otra de sus grandes vocaciones, la escritura,  con los jóvenes lectores, en esta ocasión, estudiantes del IES Santa Úrsula.

Cecilia ha querido ponerse ante una nutrida representación de adolescentes tanto para mostrar su particular visión en los procesos de creación, como para despejar cualquier tipo de duda o curiosidad sobre su libro “Mientras maduran las naranjas”, obra que forma parte del Plan Lector de nuestro alumnado.

La joven audiencia aprovechó la presencia de Cecilia para indagar los diferentes aspectos que llevaron a la escritora a urdir esta obra, que narra las peripecias, avatares y procesos de cambio que experimentan una niña y una familia tinerfeña durante la cruenta Guerra Civil española. La obra describe un sinfín de situaciones, muchas de ellas casi que esperpénticas, pero reales, a las que se vieron abocadas muchísimas familias.

Con este libro, Cecilia ha querido recrear su particular visión sobre el conflicto en el entorno tinerfeño, puesto que a la escritora le gusta ambientar muchas de sus historias en “los lugares que conozco, puesto que además de disfrutar haciéndolo, me permite después realizar rutas o visitas por esos lugares en los que se han desarrollado los acontecimientos”.