Alumnado de FP se adentra en el Centro Logístico de Granadilla para conocer el funcionamiento de la “trastienda” de Mercadona

Instituto | Granadilla

Un grupo de alumnos de 2º de Gestión y de 2º de Administración y Finanzas se desplazó el pasado lunes a Granadilla para conocer el Centro Logístico de Granadilla de Mercadona, “trastienda” de los 44 puntos de venta que la firma valenciana tiene distribuidos a lo largo de la provincia tinerfeña.

En esta visita formativa el pequeño grupo de estudiantes del IES Santa Úrsula recorrió una buena parte de la nave industrial de 48.000 metros cuadrados construidos en una parcela de más de 90.000 metros. Asimismo, Javier Velázquez, máximo responsable de este tipo de acciones,  guió y realizó toda una rica y metodológica exposición del funcionamiento operativo de las diferentes secciones visitadas.

Primeramente se contextualizó el lugar que ocupa la instalación en el grupo Mercadona que, en Canarias ocupa a más de 4.400 personas en sus 85 tiendas de las dos provincias y, concretamente, en su Centro Logístico de Granadilla lo hacen unos 150 trabajadores, repartidos en tres turnos diarios, seis días a la semana, con la particularidad que la totalidad de los mismos lo hacen con contrato laboral fijo.

La recepción de los residuos provenientes de las tiendas fue el primer lugar visitado, en el que pudieron apreciar la llegada de cajas verdes, palets, cartón, plásticos y residuos provenientes de las tiendas. Una vez descargados y clasificados, se pasa a la limpieza tanto de cajas verdes como de palets, mientras que el cartón y el plástico se depositan en sus correspondientes contenedores para un posterior reciclaje y, de esta manera, cumplir a rajatabla con las políticas medioambientales establecidas. Los residuos también se depositan en otro contenedor refrigerado para su envío a una central de transformación, para convertirlos en productos de consumo destinado al sector animal.

Posteriormente se desplazaron a la sección de frío, en la que no sólo conocieron el proceso de mantenimiento de los alimentos que requieren de este tipo de temperatura, sino que también pudieron comprobar la sensación que producen veinticuatro grados bajo cero, temperatura que impera en el almacén de los productos congelados para garantizar el mantenimiento de la cadena de frío. Asimismo, la logística necesaria tanto para la óptima conservación de este tipo de alimentos, fue uno de los aspectos que también se abordó en esta sección.

Posteriormente, el grupo se dirigió a la denominada zona seca, puesto que los productos alimentarios y de droguería depositados en la misma no precisan de este tipo de temperatura. Una vez allí, Javier Velázquez comentó las características de la nave, con un muelle de carga en uno de los laterales destinado a los proveedores e inter proveedores y otro para el abastecimiento de las diferentes tiendas. La siguiente fase en este preciso ordenado escalafón consiste en la colocación de la mercancía en sus diferentes estanterías, atendiendo siempre a rigurosos criterios, tanto por las propias características del producto como a su rotación en las tiendas. De ahí que a los artículos de rotación media se les otorgue un criterio diferente, colocándolos en estanterías de hasta cinco niveles de altura, reservando los dos más bajos para la tarea de picking o reposición de tiendas. Más tarde se pasó por la sección de productos de gran rotación, en la que no hay ningún tipo de apilamiento y los artículos permanecen en el mismo palet hasta que se trasladan al muelle de carga.  La visita concluyó en esta última zona en la que se depositan los palets debidamente ordenados para su posterior carga en los camiones que los trasladarán hasta las diferentes tiendas repartidas a lo largo de la geografía insular.